Enclaves Turísticos I

 

Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena

Iglesia Parroquial que debe su nombre a la patrona del municipio, a mediados del s. XVIII. Aunque no se tiene constancia de cuando se comenzó a construir, en 1750 esta Iglesia ya había sido declarada Parroquia y según el censo de 1753 ya se llamaba Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena. La imagen de Santa María Magdalena es de los primeros años del s. XVIII (1710-1720), época en la que se debió comenzar la construcción de la Iglesia. Sólo se conoce cuando fue colocada la bola de la cúspide de la espadaña, momento de su consagración en 1750. El lugar en el que se encuentra ubicada podía haber albergado un antiguo cementerio, probablemente de la época romana o visigoda.

El edificio está formado por un gran cuerpo central de planta casi perfecta en forma de cruz latina con portada de dovelas planas y alargadas. Graciosa espadaña montada sobre el muro lateral, de sillería de dos cuerpos y copete con tres huecos para las campanas y otro en el cuerpo superior. Pertenece a un periodo de Barroco tardío, pero con claras influencias clásicas en el interior, caracterizado por una manifestación arquitectónica puramente sobria e integrada en el ámbito rural. En cambio, según su aspecto exterior, podría tratarse de una construcción propia de la Edad Media, pues se utiliza el mampuesto propio de la época, las casi inexistentes y muy altas ventanas y una disposición en planta de cruz latina.

Ermita de San Julián

La ermita de San Julián data del s. XVIII y está situada en el denominado Barrio de Arriba,

siendo una edificación aislada de la zona urbana consolidada, donde el entorno viene

determinado por casas de una y dos plantas preferentemente y en manzanas cerradas.

Se tata de una edificación de pequeña nave de crucero y sobre él bóveda vaída,

con las restantes bóvedas de cañón. Apoyos formados por pilastras interiores con cornisa

corrida.